ideando

el cerezo está floreciendo

Posted in cine, el sentido de la vida, felicidad, frases by isa1313 on febrero 5, 2012

 foto de Maradentro

Hoy he hablado con mi amiga Teresa y como siempre me ha hecho pensar, entre otras cosas en por qué hace tiempo que no escribo en mi blog y mi respuesta era que ya no lo necesitaba, que fué una especie de terapia de otra época, en la que mi preocupación era el sentido de la vida y, ahora que estoy en otra época pensaba que ya había acabado con el blog, pero ¿ por qué? voy a continuarlo, entre otras cosas me mantiene de alguna manera en contacto con personas como Teresa.

La cuestión es que hoy he visto una peli, Le Havre, que me ha inspirado para este post que es el primero de mi nueva época y que se lo dedico a Teresa porque el mensaje, la última frase de la película, el cerezo está floreciendo, creo que sirve para su vida y para la mía.

La película se basa en vidas sencillas de personajes sencillos, pero cuyas vidas se complican. Sin embargo, el mensaje es de esperanza y de creer en las personas, siempre hay personas a nuestro alrededor que hacen que nuestras vidas continuen y que no perdamos la esperanza.

Y éso, id a ver esta pélícula, que me ha emocionado, tras haber visto las típicas del momento, con nominaciones a oscars, Los descendientes, La dama de hierro, J.Edgar, Albert Nobbs etc.., resulta que esta que casi me pierdo es la que más me ha emocionado, que para mí es lo que cuenta.

la belleza de las cosas sencillas da sentido

Posted in amor, cine, el sentido de la vida, felicidad by isa1313 on julio 10, 2011

foto de doug88888

Estoy leyendo un libro sobre el sentido de la vida, tan difícil para mi de encontrar, y habla de que  siempre estamos buscando la belleza de un modo u otro en cada cosa y que esa belleza en sí misma da sentido a la vida. Y también habla de que la belleza está en las pequeñas cosas, las cosas de cada día que a veces ni nos paramos a observar.

Puede que esté de acuerdo con esta idea, aunque quiero ponerla en práctica siendo más consciente de toda esa belleza que está en cada pequeña cosa de todos los días.

Enlazando con esta idea, vi el viérnes la película BEGINNERS (principiantes) que me encantó y que me transmitió belleza y sentido. El tema era la búsqueda de uno mismo a cualquier edad, la búsqueda del sentido de la vida de un padre de más de 70 años, por un lado, y de la de su hijo de casi 40, por otro, a edades en las que parece que ya tienes que saber hacia donde vas. Supongo que el título tendrá que ver con que todos somos principiantes de manera permanente y que el sentido se busca en cada momento de la vida, en un momento el sentido es una cosa y en otro será otra, supongo……..

Si junto esta idea con la de buscar el sentido en la belleza de las pequeñas cosas, quizás me parezca más fácil este asunto.

Hay un momento en la película en la que el hijo está viendo fotos que tenía de su madre (había muerto hacía algunos años) y ve una que es una mano ofreciendo un pequeño ramillete de flores. El mensaje de la madre era: “Toma, algo sencillo y alegre, es lo que quise entregarte“. Me encanta.

Y hay otra frase, del padre, que no se rinde y a los 78 años encuentra su verdadero amor con una persona muchísimo más joven y de su mismo sexo, y dice algunas palabras como: “Veamos a ver qué pasa” como primer paso; “Qué pasa ahora? No lo sé.”; “Cómo se continúa?”, como siguientes pasos y, supongo que así una y otra vez, pero siempre con el valor de decir “Veamos a ver qué pasa“……….. Me lo aplico. 

La película está llena de flores y la música es muy chula, como dice la madre “música negra” con fuerza. Hay varias cosas en la peli que me encantan y que si tienen sentido para mí, música, flores, dibujos, libros, locura y personas a contracorriente.

Los actores, todos increibles, no sé cuál de los tres me ha gustado más, Ewan McGregor, Christopher Plummer y Mélanie Laurent.

la elegancia del erizo

Posted in amor, cine, el sentido de la vida by isa1313 on diciembre 11, 2009

 

 

Acabo de venir de ver una película además de interesantísima, muy amable y con tres personajes encantadores, una niña, una portera y un vecino japonés, que cuentan una historia de vidas compartidas en un barrio rico de París.

La película, de Mona Achache, se titula El erizo (echad un vistazo al video de presentación, engancha y apetece verla) y está basada en el libro “La elegancia del erizo” de Muriel Barbery.

El tema, en mi opinión, la perpetua pregunta sobre el sentido de la vida y de la muerte, pero planteada desde la perspectiva de una niña que está a punto de cumplir 12 años, y que ha previsto acabar con su vida el día de su cumpleaños. Para ella la mayoría de las  personas viven como un pez en una pecera, siempre dándose contra el mismo cristal y así acaban muriendo. Y ella no quiere ser un pez en una pecera. Para ello cree que lo que hay que hacer es mirar a las estrellas, dar sentido a la vida.

Sin embargo, en el elegante edificio en el que vive hay una portera discreta e insignificante por fuera, pero muy interesante por dentro. Es como un erizo, con púas por fuera que utiliza como fortaleza, fea, gorda y vieja, pero treméndamente elegante y refinada por dentro. En la vida de la portera, que se considera a sí misma insignificante, entra de repente un nuevo personaje, un hombre que sabe apreciar toda la riqueza de Michele, la portera. Y sin darse cuenta Michele descubre que la aman y es capaz de amar.

Con un final trágico de la película, la niña se da cuenta de que la muerte es una tragedia (ella no veía el miedo a la muerte que tenían los mayores) porque nunca vuelves a ver a los que quieres ni a los que te quieren.

Su conclusión, la vida hay que vivirla, lo importante de morir es lo que estás haciendo en ese momento, que sea nuestro “escalar al Everest”, para Michele, la portera, en el momento de su muerte, su “Everest” era que estaba dispuesta a amar.

La foto es de Achuuuss

la vida es una caja de sorpresas

Posted in el sentido de la vida by isa1313 on septiembre 20, 2009

Imagen 004

 

 

 

 

 

 

 En este ir y venir de la vida y en esta búsqueda incesante de mi sitio en el mundo, resulta que desde hace unos meses seguí el consejo de mi amigo Alberto, “deja que la vida vaya pasando”, lo que quería decir es que dejara de buscar permanentemente y de estar en lucha continua con la vida.

Pues le hice algo de caso y he intentado seguir el ritmo de la vida, observar lo que pasa, elegir entre lo que va apareciendo y aprovechar los momentos que surgen sin darte apenas cuenta.

Este verano he estado haciendo de ermitaña en el pueblo de mis padres, Ausejo, en La Rioja. He pasado un montón de días sin hacer nada, mirando hacia la naturaleza, disfrutando de la compañía de personas con las que no suelo estar habitualmente, parte de mi familia, parte de gente que apenas conozco y con las que sin saber por qué conectas y empiezas una conversación, con mayor o menor profundidad, pero que te hace sentir bien … Lo que conseguí durante esos días fué parar, frenar de alguna manera el ritmo que me imponía yo misma, ando intentando incorporar a mi vida la filosofía del “slow movement”, dar a cada cosa el tiempo que requiere y aplicar el ritmo que necesita, cuando se requiere un ritmo fuerte poner la energía necesaria, pero cuando no, disfrutar de cada momento con lentitud, comer sin leer nada o sin ver la tele, leer un libro despacio, dar un paseo escuchando el sonido de la naturaleza, escuchar dedicando a cada persona el tiempo que necesita y, también, dejar de hacer cosas que no son necesarias o que no me sientan bien.

Y una de las cosas que me está ocurriendo es que van apareciendo personas muy interesantes en mi vida, casi sin darme cuenta, personas que ya habían estado antes y que han reaparecido, o personas con la que tenía contacto, por ejemplo profesional, con las que te encuentras casualmente y te das cuenta que tienes mucho más de lo que creías en común y, además que el interés es mutuo.

Y la última persona que ha reaparecido es alguien que apenas conozco, pero que me encanta, es Txema, que aparece el otro día por mi trabajo a invitarme a una fiesta que iban a celebrar él, su mujer y otros dos amigos en su casa, el agroturismo Goikuri sobre el que escribí un artículo el año pasado, muy recomendable, por cierto.

Vaya sorpresa ¡¡¡, la verdad es que desde el primer momento decidí que iba a ir, y ayer fué la fiesta, estuvo genial, el ambiente era mágico, en un pueblecito de Alava, Murua, de noche, con una bastante buena temperatura, para lo esperado, con velas, cervezas, y montón de amigos, con actuaciones de teatro, El circo pobre, berzolaris (no sé si se escribe así), una chica que hacía un monólogo muy divertido, un chico que tocaba la guitarra y cantaba canciones cubanas y no cubanas y un grupo rockero, la mayoría de ellos eran sus amigos y, según me dijo Txema, mucha de la gente que estuvo allí eran del mundo de la farándula, aunque había todo tipo de gente, todos muy agradables. Yo fuí con Marije, una amiga con quien me gusta compartir mi vida, aunque no tenemos muchas oportunidades, lo pasamos genial.

Gracias Txema por invitarnos, me encanta que estés por mi vida y espero que compartamos muchos momentos juntos.

La vida es una caja de sorpresas y éso es lo que más me atrae, nunca sabes qué va a pasar a continuación.

libertad, responsabilidad, pasión, autorrealización y paz

Posted in el sentido de la vida by isa1313 on julio 23, 2008

Sigo con mi rollo mental de buscar el sentido de mi vida.

Acabo de encontrar y releer algo que escribí en enero, mientras estaba de vacaciones en Gran Canaria. Y como escribir me sienta bien y decir públicamente lo que pienso tanbién, pues voy a contar lo que ahora mismo estoy sintiendo.

En lo que escribí entonces hablaba de las contradicciones de la vida, de los momentos de felicidad e infelicidad a la vez. Lo maravilloso del sonido de las olas en una noche, de la tranquilidad que transmitía el mar y de lo salvaje que a la vez era. Creía entonces y creo ahora que no hay nada perfecto, que cada momento tiene cosas positivas y negativas (nada nuevo, se lo llevo oyendo a mi profesor de Tai-Chí hace años), que quizás haya momentos de completa felicidad, pero que seguramente son inconscientes y por eso precisamente son felices.

La soledad es otro tema recurrente en mi comedura de coco, soledad a veces tan preciada y otras tan odiada. Me identifico como una inconformista permanente, en crisis existencial de por vida ¿ en busca de qué? creo que de paz, pero ¿ existirá para mí?, seguro que mi propia personalidad va unida irremediablemente a esa sensación de impaciencia.

Y todo ésto acaba en qué es lo más preciado para mí, la libertad, la mía y la de los demás, libertad de expresarnos, de opinar, de tomar las oportunidades que queramos, y ¿qué más?, pues responsabilidad para elegir bien, para ser honestos, para disfrutar de las personas que encontremos en nuestro camino, para ser parte activa en mejorar esta sociedad, para vivir con pasión y finalmente encontrar nuestra realización personal y la paz interior.

Siento que soy una soñadora rebelde, intento no rendirme y tomarme la vida con sentido del humor, y busco sobre todo que cada día merezca la pena y compartir ese día con personas con las que me sienta a gusto y libre.

Tagged with: