ideando

soy o no feminista?

Posted in feminismo by isa1313 on diciembre 22, 2007

He leído un artículo de El País (12-12-07) titulado “Hombres contra el macho”, donde Erick Pescador, sociólogo, experto en sexología y en estudios de género y masculinidad, dice que el feminismo es la lucha por la igualdad.

355069660_2c39cd4fbc1.jpg  

Foto cedida por Daquella Manera

Me he preguntado muchas veces si soy o no feminista, siempre he tenido cierta a tendencia a decir que sí, pero aún mayor tendencia a decir que no, por una parte, porque no me gusta etiquetarme y, por otra,  porque nunca he entendido exáctamente qué se entiende por feminismo. Si feminismo es luchar por la igualdad, soy 100% feminista.

Me parece interesante lo que está planteando este sociólogo, que dice básicamente que ya se está produciendo un cambio social, pero que falta un cambio ideológico.

Muchos hombres (yo añado, y mujeres) defienden la igualdad, pero luego no actúan en consecuencia. Hasta ahora, los cambios operados en igualdad han ido a remolque de las demandas de las mujeres, ellos se adaptaban a lo que ellas iban reclamando. Pero este sociólogo cree que el cambio total no parte sólo de la demanda, hay que incorporar el sentimiento de esa desigualdad, hay que hacer sentir a los hombres la injusticia existente, poniéndose en el papel de las mujeres (empatía), que tienen muchas veces una tercera jornada (yo no había oído hablar de ésto aún), la de la casa, la del trabajo fuera de casa y la de la ocupación mental (saber si hay que ir al médico, qué hay que comprar en el super, hablar con los tutores de los niños…, asuntos de los que se ocupan habitualmente las madres y no los padres).

Este sociólogo plantea que el debate del siglo XXI debe cambiar de foco. Los roles están siendo también fatales para los hombres. Sin igualdad perdemos todos.

Se ha avanzado mucho en igualdad, pero perduran los estereotipos de género, que se perpetúan generación a generación.

Ya hay muchos hombres actualmente que están luchando contra el estereotipo de masculinidad, que también supone un lastre para ellos (necesidad de tener un buen trabajo, ganar mucho dinero, no mostrar ni debilidad ni los sentimientos, no hacer peticiones …).

Los hombres tienen también que conquistar esos derechos que se les negaba por imposiciones de género. Una masculinidad libre tiene que ver con la democracia, con la libertad individual, con sentirse seguros sin tener que interpretar el papel de hombre exitoso e infalible, está relacionada con el hombre que se acerca a los afectos y a los cuidados.

Yo siempre he peleado por la igualdad, en todos los sentidos (género, raza, status social, religión, educación etc..) y creo ferviéntemente en que todos somos iguales. Yo sé que pienso así porque en mi casa me inculcaron este valor, pero también tengo que decir que tanto mi padre como mi madre fueron evolucionando, ya que su punto de partida era en principio machista. Sin embargo, tanto uno como el otro jugaban todos los roles, que yo creo no son ni de hombre ni de mujer, sino de persona, y en el caso de los padres, de éso, de padres (sin distinción de género).

Creo que la evolución social es un trabajo de todos, y que todos podemos poner nuestro granito de arena en la consecución de la igualdad, cada día y con cada persona con la que nos relacionemos.

Anuncios

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. fernando mh said, on diciembre 22, 2007 at 4:40 pm

    mmmh…

    No sé.

    Las etiquetas nunca me han gustado, pero el término “feminismo” nunca me ha sonado a “igualdad”. No los relaciono. Al revés, siempre me ha sonado (será un problema mío, una limitación de mi percepción o interpretación, puede ser) a “quítate tú para ponerme yo”, una reivindicación de grupo, no una búsqueda de justicia social, de igualdad.

    A ver si me explico con un ejemplo. A la mayor parte de la gente le sentó muy mal descubrir que Roldán estaba robando fondos públicos aprovechándose de su cargo público. Pero escarbando en la sociología popular, en aquellos días, llegué a la conclusión de que la rabia ciudadana no provenía de un ideal de justicia social y de utopía benefactora, filantrópica, sino de una envidia insana: mucha gente de lo que se quejaba no era de que Roldán fuera un chorizo, sino que lo que envidiaba, sin decirlo, era poder ocupar su lugar. En ese sentido, podían escucharse muchos testimonios del tipo “cualquiera que hubiera tenido la oportunidad habría actuado igual”. Piensa el ladrón….

    Es decir, que la gente no quería que se dejara de robar, sino que lo que lamentaba era no beneficiarse él mismo del robo. Lamentable, ¿no?

    A esto me refiero. Cuando oigo hablar de “Feminismo” me suena a que hay que darle “la vuelta a la tortilla”, y que durante una buena temporada, en el futuro, y para compensar tanta injusticia en el pasado y en el presente (en eso estamos de acuerdo) lo que hay que hacer es buscar otra situación de injusticia, pero con las mujeres en el lado de las ganadoras, en vez de estar, como hasta ahora, en el lado perdedor.

    Por eso desconfío del término. Aunque si lo que se quiere buscar, de verdad, es la igualdad, me apunto. Pero con cierta cautela, conste en acta 😉

  2. isa1313 said, on diciembre 22, 2007 at 6:22 pm

    Fernando, estoy totalmente de acuerdo contigo.

    Precísamente por eso nunca he querido enmarcarme en el término de feminista, pero me recuerdo a mí misma siempre luchando, al nivel de mi vida cotidiana, por la igualdad entre hombres y mujeres, porque de verdad creo en ella.

    Por eso digo que si “feminismo” es buscar la igualdad, yo soy feminista.

    No acepto en ningún caso que se cambien los papeles, pero creo que los que podemos influir, poco o mucho, en esta sociedad debemos luchar por la igualdad, que en definitiva es justicia y progreso.

    Además este tema me crea cierta frustración. Ya os he comentado en algún artículo anterior que estaba asistiendo a un curso de “Arte y género” y he seguido comprobando que pasan los siglos y las cosas cambian muy muy lentamente. Si hay que decir que en el último siglo se ha avanzado muchísimo, pero podríamos haber avanzado mucho más.

    Me gustaría llegar a ver que ya no tenemos que hablar de este tema.

  3. robertoC said, on diciembre 23, 2007 at 11:58 am

    Interesante artículo para reflexionar.

    En las desigualdades de género creo que a lo que hay que llegar es a que hombres y mujeres puedan decidir libremente lo que quieren hacer y ser, y que no sea el carácter patriarcal o matriarcal de la sociedad, quien trace el camino de tu vida. En ese sentido creo que vamos por el buen camino, aunque queda mucho por andar. El cambio no se dará de la noche a la mañana, pero nuestra generación ya lo ha iniciado y no tiene marcha atrás.

    De todas formas, una cosa que me llama mucho la atención del movimiento feminista es que, en ocasiones, se excluye a los hombres del mismo, o se les deja un poco aparte. Hay actos reivindicativos en los que la presencia del hombre está vetada (lo se por experiencia). Y eso no me parece muy igualitario. Lo lógico sería trabajar juntos por la igualdad, no cada uno por su parte.

    En cuanto a las etiquetas, el término feminismo no goza de muy buena salud, precisamente. ¿Feminismo es lo contrario de machismo? Si es así, yo no soy feminista. Pero, se llame como se llame, sabemos dónde estamos y lo que queremos, que es lo que importa.

  4. isa1313 said, on diciembre 23, 2007 at 2:40 pm

    Rober, yo también creo que esto es cosa de hombres y de mujeres, como tú dices, trabajando juntos por la igualdad, para respetarnos y vernos como iguales, sin querer dominar ninguna de las partes.

    El artículo precísamente está orientado a la lucha de los hombres por esta igualdad. De hecho hablaba de la existencia cada vez más numerosa de Grupos de Hombres por la igualdad.

    Este tipo de grupos parecen interesantes, pero puede que vuelvan a caer en lo que comentas, que las mujeres luchan por su lado y los hombres por el suyo, ciuando deberíamos hacerlo conjuntamente.

    Sin embargo, parece que vamos dando pasitos. El artículo también hablaba de proyectos educativos para intentar combatir la violencia de género desde la educación, enseñando a los niños en la igualdad. Pone el ejemplo del Ayuntamiento de Jerez (Cádiz) con un proyecto en escuelas e institutos desde donde se educa en la nueva masculinidad (necesidad de expresar sentimientos, de pedir ayuda etc..) y también en el papel de las chicas, por ejemplo cita un taller que se llama “No seais tan buenas”.

    No sé, a lo largo de mi vida he tenido etapas entusiastas en este tema y otras de tirar la toalla. Veo los avances que se han hecho, pero también lo lentos que se producen.

    Otra de las paradojas es que siempre he pensado que había una relación directa entre la educación y el respeto y la igualdad, pero también he oido a un amigo, forense en un Juzgado, que nos sorprenderíamos de la cantidad de malos tratos que existen en familias de status social alto, supuéstamente con mayor educación …………


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: